Select Page

La Semana Santa más Internacional

La Semana Santa más Internacional

Una de las celebraciones más profundas y arraigadas en España es la Semana Santa, una conmemoración con siglos de historia y tradición, en la que se recuerda la pasión y muerte de Jesucristo. En cada rincón del país se vive de manera distinta y a la vez peculiar. La música, el arte, el colorido, la magia de las procesiones y los desfiles solemnes convierten a la Semana Santa española en una de las más internacionales del mundo.

Uno de los lugares donde se vive con más pasión y devoción esta festividad es en Andalucía, concretamente en ciudades como Sevilla, donde las cofradías y las Hermandades llevan todo un año esperando a salir a recorrer las calles. El Cristo del Gran Poder o la Virgen de la Macarena son las procesiones más conocidas y que mayor reclamo turístico tienen. Málaga o Granada también concentran algunas de las procesiones más vistosas.

En Castilla y León encontramos las manifestaciones culturales y populares de mayor arraigo y atractivo turístico, donde destacan entre otros elementos las muestras de devoción, la diversidad de las celebraciones o el incalculable valor de las tallas procesionales que salen a la calle.  Es el destino que cuenta con mayor número de Semanas Santas con declaración turística Internacional (ocho de las 23 que hay en toda España). Además, cuenta con tres Semanas Santas con declaración turística Nacional y once con declaración turística Regional, lo que da lugar a un grupo de 22 ciudades y localidades que poseen, en esta tradición, una de sus  principales señas de identidad.

Así, destacan el paso de Jesús Yacente de Zamora, las procesiones del silencio de Palencia o los pasos de León, Salamanca y Valladolid, caracterizadas por la sobriedad y sólo rotas por el sonido de las trompetas y los tambores al paso de las figuras religiosas.

En Castilla La Mancha también hay grandes celebraciones. En la provincia de Albacete, el momento cumbre de la Semana Santa de Hellín, es la Tamborada, cuando el sonido de hasta 20.000 tambores irrumpe en el lugar. Y en Cuenca, la procesión del Camino del Calvario, conocida popularmente como las Turbas, en la madrugada del Viernes Santo, es una de las más importantes de la región.

 Por su parte, en Extremadura destaca la Pasión Viviente de Oliva de la Frontera, donde las calles se convierten en escenarios abiertos en los que se escenifican los episodios más importantes de la Pasión. Madrid tampoco se queda atrás en estas celebraciones. El paso de Cristo de Medinaceli, que sale el Viernes Santo, o de la Hermandad de Jesús Nazareno El Pobre ponen la nota de emoción y pasión en la capital.

 

 

 

 

About The Author

TMG

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Edición 106

NEWSLETTER