Select Page

Jordania

Jordania

200 años del redescubrimiento de Petra
Siglos de historia han conservado la belleza original de esta ciudad labrada en piedra.
Nueva Maravilla del Mundo en 2007, Petra, con sus mausoleos, altares, templos… nunca deja de impactar al visitante.

Si bien su fama y su belleza se han visto reforzadas tras ser designada una de las nuevas Maravillas del Mundo, Petra ya venía siendo denominada desde mucho antes la octava maravilla del mundo antiguo. Cualidades no le faltan para ser el tesoro de Jordania y su atracción turística por excelencia. Fue fundada en el siglo VI a.C. por los nabateos, tribu nómada que se asentó en la zona y sentó los principios de un imperio comercial que llegaba hasta Siria. Impacta la ciudad excavada en sus rocas, así como sus gigantescas montañas de piedra roja en las que permanecen labrados los in-mensos mausoleos. Impresionante es el peso que tuvo el lugar hace siglos, cuando se convirtió en ciudad de paso para las rutas de la seda y de las especias que conectaban China, India y el sur de Arabia con Egipto, Siria, Grecia y Roma.

UNA BREVE HISTORIA DE PETRA
La magnífica ubicación de Petra y las fuentes de agua hicieron el lugar apropiado para el desarrollo de una gran ciudad. Con su ingenio, los nabateos construyeron los canales y cisternas excavadas en la roca para llevar el agua desde una fuente al norte de Wadi Musa hasta los templos y barrios residenciales. Las caravanas cargadas de incienso, oro, seda y muchas otras mercancías ricas pasaban por Petra donde, a cambio de la hospitalidad y servicios de los nabateos, se impuso un impuesto que ayudó a asegurar la riqueza y prosperidad de Petra. Con este sistema, la ciudad alcanzó su máximo esplendor en el periodo comprendido entre el siglo I a.C. y el siglo I de nuestra era. En esta época, la población alcanzaba los 20.000 habitantes. En el año 106, el emperador Trajano anexionó Petra a la región romana de Arabia, época en la que se construyeron la mayor parte de sus monumentos. En el 363, la ciudad sufrió un primer terremoto, que dañó notablemente sus monumentos, perdiendo parte de su brillantez. Pero, a pesar de ello, Petra se mantuvo presente durante todo el periodo bizantino hasta bien entrado el siglo XII en que fue abandonada hasta caer en el olvido. En 1812, un explorador suizo llamado Johan Buchard fue a Petra en búsqueda de la ciudad de la que había oído hablar, pero en la que muy pocos creían, tras convencer a unos beduinos para que le llevasen hasta la tumba de Aarón para ofrecer un animal como sacrificio. La historia de Petra comenzaba a reescribirse.

LA FACHADA DE “EL TESORO”
La entrada se realiza a través del Siq, un estrecho cañón de un kilómetro de longitud que alcanza en algunos puntos los ochenta metros de altura. Con colores y formaciones rocosas deslumbrantes, re-correrlo es una experiencia impactante, sólo supe-rada por la impresión de ver la fachada de El Tesoro (Al-Khazneh), al final del camino. Esta inmensa fachada tiene treinta metros de ancho y cuarenta y tres de alto. Fue excavada en el siglo I en una roca que cambia de color a lo largo del día. Su finalidad era servir de tumba de un im-portante rey nabateo, y todavía hoy representa el talento para la ingeniería de este antiguo pueblo. Además de este mausoleo, en Petra existen cientos de tumbas de gran belleza excavadas en la roca, todas de impresionante arquitectura. Además de las quinientas tumbas que han sobre-vivido a los terremotos, en Petra se puede admirar un gran teatro estilo romano con capacidad para tres mil personas. Hay obeliscos, templos, altares, calles con columnas y, a gran altura, dominando el valle, se encuentra el monasterio AdDeir, al que se accede tras una subida de 800 peldaños excavados en la roca. Además, cuenta con dos museos, el Museo arqueológico de Petra y el Museo nabateo de Petra, que ofrecen una visión histórica de la ciudad gracias a su gran fondo de piezas. Cabe destacar también un santuario del siglo XIII, construido en la cumbre del monte Aarón, en la zona del Sharah, para conmemorar la muerte del hermano de Moisés.

 

About The Author

TMG

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Edición 101

ÚLTIMOS TUITS