Select Page

Italia sin fin

Italia sin fin

Italia es el alma de Europa, nuestras raíces, la Historia. Arte y cultura; ciudades perdidas en el tiempo; arquitectura, pintura, escultura y cine; tierra de artistas, de religiosidad y de grandes personajes. Sus hermosas ciudades no tienen parangón. Prepárese para sorprenderse con el efecto que producen.

En el corazón del antiguo Imperio Romano, Italia es en sí misma el tesoro más preciado para definir y conocer la historia de la civilización occidental. Cuna de culturas, imperio de imperios, merecerТa ser declarado íntegramente patrimonio de la humanidad.

Iconos como el Coliseo Romano o la Basílica de San Pedro trasvasan fronteras para convertirse en símbolos universales. Roma, la Ciudad Eterna; Venecia, un mundo de belleza y agua; Florencia, donde el arte se escribe con mayúsculas… Afirmar que se conoce a conciencia estas maravillas sería tan presuntuoso como pretender guardar el mar en una botella.

Por eso Italia es un destino que, año tras año, no puede faltar en la agenda de un verdadero viajero. Las bajas temperaturas del invierno y las escasas horas de luz no son una excusa para perderse el fascinante ambiente navideño de sus ciudades, donde los mercadillos y las luces que decoran calles y monumentos otorgan más magia a este destino ya de por sí mágico.

ROMA, LA CIUDAD ETERNA

Roma fue declarada capital de la República en el 509 antes de Cristo y, desde entonces, todos los caminos conducen a ella. Concurrida capital, ofrece la agitación de la vida de una gran ciudad y la calidez de una pequeña provincia. Y todo al mismo tiempo.
En Roma hay mucho que ver, sea la Época del año que sea. Los que opten por la Roma de los césares pueden iniciar su visita por la Plaza de Venecia –con su majestuoso Vittoriano– y, desde allí, continuar hasta el Foro Romano, donde se pueden contemplar importantes restos como la Casa del Senado y los templos erigidos en honor a los dioses. Pasando por la Vía Sacra y el Arco de Tito se llega al Arco de Constantino y al impresionante Coliseo, maravilla donde las haya. Recorriendo la primera parte de la Viua Apia Antica, se llega a la Catacumbas, sin olvidarse de ver las Termas de Caracalla.

Quienes prefieran conocer la Roma más monumental, pueden iniciar su viaje en la Galería Borghese, cuya colección incluye obras de Tiziano, Rafael, Bernini y Caravaggio. Visita obligada será la Plaza de San Pedro y su fantástica Basílica, donde se puede admirar la Piedad de Miguel Angel. En los Museos Vaticanos son fascinantes sus secciones de esculturas y sus galerías –de candelabros, de mapas geográficos, de tapices, etc–. Y por su puesto, la Capilla Sixtina, decorada por Miguel Ángel. Un pecado sería visitar Roma y no dar un paseo a pie por el centro histórico de la ciudad. En la Plaza Navona se ubica el famoso Mercadillo de Navidad. Después se puede continuar hacia el Pantheon, la plaza Colonna y la famosa Fontana de Trevi.

FLORENCIA, ARTE CON MAYÚSCULAS

Cuna y corazón del Renacimiento en el corazón de la Toscana, Florencia es una ciudad orgullosa y aristocrática cuyo laberinto de calles y “piazzas” se reviste con torres medievales, cafés históricos y “palazzi” con forma de fortaleza. Hay tanto que ver, pero tan único, que no resulta agobiante. La Catedral de Santa María de Fiore, más conocida como “Il Duomo” es, sin duda, su monumento más popular y donde se puede admirar el Baptisterio con sus maravillosas Puertas de Bronce y la grandiosa Cúpula de Brunelleschi. La Piazza della Signoria es el corazón del centro y donde admirar escultura al aire libre. De su importancia da fe el Palazzo Vecchio, centro político de Florencia desde la Edad Media.

Los amantes del arte disfrutarán de las más importantes colecciones de artistas del Renacimiento en la Galería de los Uffizi y en la Galería de la Accademia se quedará sin aliento al contemplar las obras de Miguel Ángel, entre ellas su David, la escultura más famosa del mundo. Finalmente, les recomendamos una visita al romántico Puente Vecchio, el único puente que sobrevive de la Florencia medieval. Desde el mismo se disfruta de una privilegiada vista del río Arno. No obstante, para admirar el propio puente, la perspectiva visual es mejor desde otro puentes más cercanos.

A tan sólo media jornada de Florencia, se encuentran otras dos emblemáticas ciudades italianas:
Pisa y Siena. En la primera no se puede dejar de visitar la Torre Inclinada, la Catedral, el Baptisterio y otros importantes monumentos que han dado fama internacional a esta legendaria ciudad. Siena, la ciudad que se detuvo en el medievo, hará un viaje a tiempos remotos, de grandes batallas y bellos palacios.

VENECIA, BELLEZA Y AGUA

Fascina, desorienta y entusiasma a sus visitantes como ninguna otra ciudad en el mundo porque Venecia es como una debilitada reina que una vez fue grande y que aЬn se las arregla para hechizar y cautivar.

La corriente interminable de turistas comenzó hace más de mil años y es que, como dijo Henry James, “visitar Venecia es como vivir una aventura de amor perpetua”. Conocer los secretos de la Plaza de San Marco y de sus principales monumentos le llevará, por lo menos, una mañana. Porque lo que constituiría un delito sería no tomarse tiempo para deleitarse visitando la Basílica de San Marco –rica en mármoles y mosaicos–, el Palacio Ducal –sede del poder político y comercial de la antigua República Sereníssima de Venecia y residencia de los Dogos– y el Palacio de las Prisiones, al que se llega cruzando el famoso Puente de los Suspiros.

About The Author

TMG

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Edición 101

ÚLTIMOS TUITS