Select Page

Islas para perderse en Europa

Islas para perderse en Europa
Islas Canarias y Baleares son los archipiélagos europeos más demandados en las agencias de viajes. Pero en aguas europeas existen muchos otros paraísos que, si no los más conocidos, sí son muy solicitados en los círculos más exclusivos.

ISLAS RÜGEN – ALEMANIA

Balnearios imperiales y romanticismo costero
Rügen es la isla más grande de Alemania.
Se encuentra en el Mar Báltico, en las costas Mec-klemburgo- Pomeronia Occidental y constituye un auténtico paraíso con cierto aire aristocrático que recuerda la maravillosa Belle Époque.
Sus distinguidos balnearios a orillas del mar, sus pequeños pueblos pesqueros y sus kilométricas playas transportan al turista a otros tiempos y otras formas de disfrutar del ocio.

Conectada con Alemania mediante el puente Rügendamm, que la comunica con la ciudad de Straisund por carretera y tren, Rügen es uno de los principales destinos de vacaciones y recreación del país, y el lugar en el que se ubican los mejores resorts a pie de playa. Su primer balneario fue Putbus, fundado en 1816, al que le siguieron Binz, Sellin, Baabe y Göhren, también de la primera mitad del siglo XIX. Totalmente renovados y adaptados a las nuevas tendencias en balneoterapia, continúan abiertos al público ofreciendo, además de fantásticos tratamientos, un entorno idílico e intacto al paso del tiempo.

Rügen es conocida también por sus majestuosos acantilados de tiza, blancos como la nieve, que se elevan por encima del mar verde azulado y que dieron fama mundial al pintor Caspar David Friedrich.

Todos ellos se pueden descubrir gracias a los fantásticos senderos y carriles-bici que los comunican.

Hiddensee
Al norte de Rügen y formando parte del parque nacional Vorpommersche, se sitúa la pequeña isla de Hiddensee, donde la mezcla de encantadoras playas blancas, acantilados escarpados, bosques de hayas y extensos prados de sal marcan su paisaje.

Paraíso para las aves, los cascos de los caballos y los timbres de las bicicletas marcan el tono en este interesante destino en el que es de obligado cumplimiento visitar el faro del acantilado de Dornbusch, sus pintorescos monasterios y puerto de Vitte. Si el destino es Rügen, Hiddensee se merece un día de excursión.

ISLAS ALAND – FINLANDIA

Son un pequeño archipiélago entre Suecia y Finlandia. Su cultura y lengua son suecas, sin embargo, pertenecen a Finlandia desde 1919. El archipiélago lo forman más de 6.000 islas e islotes, de las cuales solo 80 están habitadas. El 90% de la población vive en Fasta Aland, la isla principal. Mariehamn es la capital y la única población que puede ser considerada “ciudad”, con sus 11.000 habitantes. Aland es prácticamente independiente dentro de Finlandia.

Tiene su propio gobierno y parlamento, competencias totales en políticas internas e incluso su dominio de Internet (.ax). Lo más importante es, sin embargo, su régimen fiscal especial (similar al de Islas Canarias). En Aland no se paga IVA.

Marienhamn
La ciudad de los mil árboles de tilo, en referencia a los tilos que bordean la avenida principal de la ciudad, tiene mucho que ofrecer al turista, dada su amplia oferta en hoteles, restaurantes, museos y tiendas.
Situada entre dos bahías y los puertos de VКsterhamn y Еsterhamn, se accede a ella mediante grandes transbordadores de pasajeros procedentes de Estocolmo, KapellskКr, Helsinki, Turku y Tallín. Dispone también de puerto para los turistas que llegan en su propio barco. Con más de un millón y medio de visitantes al año, cada día son más las compañías de cruceros que incluyen a Marienhamn en sus itinerarios.

Turismo de aventura
Aland es un lugar excelente para bucear, escalar o practicar piragüismo. Con un kayak se pueden explorar islas y aguas pocos profundas que con otro tipo de embarcaciones no se pueden alcanzar. Cuatro carreteras atraviesan todo el archipiélago. El resto es mar e islotes de mayor o menor tamaño –si tienen un árbol, cuentan como isla–. Más de 2.500 cabañas para alquilar, convierten la región en un destino extraordinario para el turista aventurero.

Caza y pesca
Aland es ideal si lo que se busca es la paz, la tranquilidad y esa sensación de estar en mitad de ninguna parte, lejos de todo, refugiado en una isla con una cabaña solo para uno, navegando, montando en bici y descubriendo que se puede vivir a otro ritmo. Es el destino idóneo para pescar e, incluso, para cazar. Del número de renos que se permite cazar anualmente, se suele reservar unas 200 piezas para visitantes extranjeros.

KORCULA – CROACIA

Es una isla del archipiélago de Dalmacia del sur, el más importante centro histórico y turístico de Croacia. Su población se dedica principalmente a la pesca y al cultivo de viñedos, así como al turismo, dado que la mayoría de sus poblaciones costeras son verdaderas atracciones por la belleza de sus playas.

Su capital, también llamada Korcula –ciudad natal de Marco Polo–, es la sede histórica y turística de la mayor de las islas del área de Dubrovnik. Una de sus mayores singularidades es su entramado de calles en forma de raspa de pescado y sus conservadas construcciones gótico-renacentistas. Entre ellas, destaca la catedral de San Marcos, por sus ricos interiores, en los que se guardan las obras de grandes pintores italianos.

Los habitantes de Korcula cuidan mucho sus tradiciones como los Juegos Medievales Moreska, que se desarrollan por las calles de la ciudad. Sus restaurantes y su saludable cocina son un imán para los amantes de la gastronomía y sus fantásticos vinos locales hacen un maridaje perfecto con los pescados y mariscos de la zona y la sabrosa repostería casera.

Próximos a la ciudad de Korcula se encuentra una veintena de islotes con frondosa vegetación y bonitas calas, eso sí, de gravilla. Entre estos se encuentra un islote más grande, Badija, con un precioso monasterio franciscano.

GOTLAND – SUECIA

A 90 kilómetros de la costa sueca, la isla tiene una población de 58.000 habitantes que se duplica durante el verano.

Su capital, Visby, posee una de la murallas medievales mejor conservadas del mundo. Durante los siglos XII y XIII, la ciudad fue un destacado miembro de la Liga Hanseática y actualmente conserva muchos edificios y ruinas de las iglesias de aquella Época.

A lo largo de sus 800 kilómetros de costa, se encuentran playas largas y poco profundas, la mayoría de ellas de piedras. La isla es conocida por sus rauks, impresionantes formaciones de piedra esculpidas por el mar y el viento en la piedra caliza. Su clima es templado, con muchas horas de sol y otoños muy cálidos.

GOZO – ISLAS MALTESAS

Gozo, que en castellano significa “alegría”, es la segunda isla en tamaño del archipiélago maltés.

Aunque está separada de Malta por tan sólo 5 kilómetros de agua salada, ambas son muy diferentes. Gozo es un tercio de Malta en cuanto a extensión y es más rural y pura. Su cultura y su forma de vida se basan en la pesca, el pastoreo y la agricultura.

Se mire a donde se mire, el mar siempre está a tiro de piedra y su increíble costa estimula locamente la imaginación: calas diminutas, playas de arena roja, bahías de color turquesa, majestuosos acantilados clavados en aguas cristalinas. Aquellos que quieran hacer un poco de ejercicio o simplemente desconectar y relajarse tienen a su disposición clubs exclusivos de spa y fitness.

Para los turistas activos que busquen aventura, Gozo es ideal para hacer trekking, senderismo, bicicleta y escalada. En la costa se puede navegar, hacer windsurf, snorkel, kayak, pescar y bucear.

En Gozo también se pueden visitar ciudades impresionantes, pero la más fascinante es Ggantija, Patrimonio de la UNESCO, y famosa por poseer algunos de los templos más antiguos del mundo. Otros localidades que deben verse son Rabat, Mgarr, Marsalforn y Xiendi.

About The Author

TMG

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Edición 101

ÚLTIMOS TUITS